pasion-luisa

La pasión de nuestro Señor Jesucristo

$100.00

Las meditaciones de las últimás 24 horas de la Pasion, iniciaron después de que Jesús se les revelara a Luisa Piccarreta en la siguiente vision, narrada por su confesor, el ahora Santo Anibal di Francia: Tenía la edad de trece años cuando, mientras se encontraba un día en su estancia, escucho ruidos extraños, como de una multitud de gente ruidosa que pasaba por la calle. Corrio al balcon y asistio a un espectáculo conmovedor. Una lucha de feroces soldados con antiguos cascos, armados con lanzas y con aspecto de gente ebria y enfurecida; llevaban entre ellos a un hombre encorvado, vacilante, ensangrentado. Su alma contemplatica, se conmovio y estremecio. Miro entre la turba para ver quién era ese hombre, infelízmente maltratado y arrastrado. Ese hombre al llegar a su balcon, la miro y con una voz profunda y lastimera, le dijo Alma, ayúdame2:
A partir de entonces, Luisa escribio 36 volúmenes sobre el Reino de la Divina Voluntad, durante un período de 40 años. Estos escritos estuvieron guardados en el archivo del Vaticano, por casi 60 años, hasta que fueron dados al Tribunal de la Causa de su Beatificacion. En 1936, recibieron el Imprimátur de la Iglesia, los primeros 19 volúmenes, junto con esta Obra de las Horas de su Pasion.

2 in stock

SKU: 9786070055904 Categoría: ,

Book Information

Categories:,
Author:
Publisher:

Author information

Luisa Piccarreta

Product Description

Las meditaciones de las últimás 24 horas de la Pasion, iniciaron después de que Jesús se les revelara a Luisa Piccarreta en la siguiente vision, narrada por su confesor, el ahora Santo Anibal di Francia: Tenía la edad de trece años cuando, mientras se encontraba un día en su estancia, escucho ruidos extraños, como de una multitud de gente ruidosa que pasaba por la calle. Corrio al balcon y asistio a un espectáculo conmovedor. Una lucha de feroces soldados con antiguos cascos, armados con lanzas y con aspecto de gente ebria y enfurecida; llevaban entre ellos a un hombre encorvado, vacilante, ensangrentado. Su alma contemplatica, se conmovio y estremecio. Miro entre la turba para ver quién era ese hombre, infelízmente maltratado y arrastrado. Ese hombre al llegar a su balcon, la miro y con una voz profunda y lastimera, le dijo Alma, ayúdame2: A partir de entonces, Luisa escribio 36 volúmenes sobre el Reino de la Divina Voluntad, durante un período de 40 años. Estos escritos estuvieron guardados en el archivo del Vaticano, por casi 60 años, hasta que fueron dados al Tribunal de la Causa de su Beatificacion. En 1936, recibieron el Imprimátur de la Iglesia, los primeros 19 volúmenes, junto con esta Obra de las Horas de su Pasion.