ataduras-liberan

Ataduras que liberan

$421.00

Por fin se publica en español este libro que lleva varios años siendo enseñado, debatido y prestado a familiares, amigos y compañeros.

La vida puede ser bella y nuestras relaciones con los amigos, el cónyuge y los compañeros, tremendamente satisfactorias. Pero también pueden provocarnos dolor, frustración, ansiedad e ira. Todos conocemos la diferencia entre sentirse abierto, generoso y a gusto con la gente y estar receloso, tenso y a la defensiva.

¿Por qué razón nos quedamos atrapados en las emociones negativas, si está claro que la vida es mucho más plena y rica cuando nos libramos de ellas? Ataduras que liberan es un libro que aporta soluciones para las emociones conflictivas abordando el problema de raíz. Aprenderás que todos somos responsables de sentimientos como la ira, la envidia y la inseguridad, de los que solemos culpar a los demás.

Aunque nos dé miedo admitirlo, en realidad se trata de una buena noticia. Si somos nosotros los que producimos dichas emociones, detener-las está en nuestra mano.

15 in stock

SKU: 9788490613542 Categoría: ,

Book Information

Categories:,
Author:
Publisher:

Author information

C. terry Warner

Product Description

Por fin se publica en español este libro que lleva varios años siendo enseñado, debatido y prestado a familiares, amigos y compañeros.

La vida puede ser bella y nuestras relaciones con los amigos, el cónyuge y los compañeros, tremendamente satisfactorias. Pero también pueden provocarnos dolor, frustración, ansiedad e ira. Todos conocemos la diferencia entre sentirse abierto, generoso y a gusto con la gente y estar receloso, tenso y a la defensiva.

¿Por qué razón nos quedamos atrapados en las emociones negativas, si está claro que la vida es mucho más plena y rica cuando nos libramos de ellas? Ataduras que liberan es un libro que aporta soluciones para las emociones conflictivas abordando el problema de raíz. Aprenderás que todos somos responsables de sentimientos como la ira, la envidia y la inseguridad, de los que solemos culpar a los demás.

Aunque nos dé miedo admitirlo, en realidad se trata de una buena noticia. Si somos nosotros los que producimos dichas emociones, detener-las está en nuestra mano.