adios-tristeza

Adiós tristeza. Cómo superar la depresión según Santa Hildegarda.

$570.00

La llaman la “tristeza del siglo” y ya Santa Hildegarda de Bingen, en el siglo XII, habló de la depresión y cómo curarla.

En su libro de los Méritos de la Vida nos introduce en la experiencia de las visiones que tuvo sobre el estado de nuestras almas. Santa Hildegarda escenifica un espectáculo sobre nuestros pensamientos, decisiones, argumentos y sentimientos cotidianos que se representan como personajes, y entran en escena  como “virtudes” y “vicios”. Santa Hildegarda trata el problema existencial de las personas que no conocen la alegría celeste, caen en el pesimismo y todo lo ven de color negro.

Santa Hildegarda señala que el poder de curación no puede venir más que del cielo, de la alegría beatífica que necesitamos recuperar, así como de los remedios revelados a esta santa alemana que es doctora de la Iglesia, y que neutralizan el origen del mal, es decir la atrabilis (o bilis negra), y de este modo se puede hacer que prevalezca la alegría de vivir.

6 in stock

SKU: 9788415570691 Categoría: ,

Book Information

Categories:,
Author:
Publisher:

Author information

DR. Wighard Strehlow

Product Description

La llaman la “tristeza del siglo” y ya Santa Hildegarda de Bingen, en el siglo XII, habló de la depresión y cómo curarla.

En su libro de los Méritos de la Vida nos introduce en la experiencia de las visiones que tuvo sobre el estado de nuestras almas. Santa Hildegarda escenifica un espectáculo sobre nuestros pensamientos, decisiones, argumentos y sentimientos cotidianos que se representan como personajes, y entran en escena  como “virtudes” y “vicios”.

Santa Hildegarda trata el problema existencial de las personas que no conocen la alegría celeste, caen en el pesimismo y todo lo ven de color negro.

Santa Hildegarda señala que el poder de curación no puede venir más que del cielo, de la alegría beatífica que necesitamos recuperar, así como de los remedios revelados a esta santa alemana que es doctora de la Iglesia, y que neutralizan el origen del mal, es decir la atrabilis (o bilis negra), y de este modo se puede hacer que prevalezca la alegría de vivir.